miércoles, 4 de febrero de 2009

"Croissants" salados


Esta receta la puso Elenna en el foro de la Ventana de Karlos Arguiñano. Ella puso la receta de "croissants" de salmón y comentó que también los había hecho de jamón dulce y atún. Sólo verla me decidí a probarla.
Queda muy rica, vistosa y es muy rápida y fácil de hacer. Se puden hacer casi de cualquier cosa que os guste: de pollo picadito con cebolla, de tortilla, de frankfurt... de lo que guste, vamos.

Buscando por Internet como se escribía la dichosa palabra, he encontrado en el Diccionario de la Real Academia Española que en castellano se escribe cruasán. Es decir, tal y como suena. Pero se me hace rara verla escrita así. A parte que es una de las palabras que he visto escrita de más formas diferentes en panaderías, cafeterías, tiendas, etc.
Indagando como estaba sobre la palabra, he encontrado en la Wikipedia la historia del cruasán y me ha parecido bastante curiosa.

"La historia del cruasán es una leyenda histórica y nace como uno de los actos festivos al salvarse Austria de una invasión otomana a finales del siglo XVII. En 1683, los soldados otomanos al mando del gran visir Mustafá Pachá, después de conquistar la mayoría de las regiones a orillas del Danubio, levantan un cerco a Viena, que después de Constantinopla hubiera sido la primera conquista importante en Europa. Los turcos otomanos habían adoptado el símbolo de la medialuna (que luego ha pasado a ser un emblema musulmán) al conquistar Constantinopla en 1453, en efecto la ciudad de Constantinopla tenía como uno de sus emblemas una medialuna; el emblema constantinopolitano se originó en la Antigüedad precristiana cuando Constantinopla era una colonia griega llamada Bizancio, en esa remota época la ciudad de Bizancio se salvó de ser asaltada y tomada durante un ataque nocturno merced a que por la luz de la luna sus defensores vieron una brecha en las murallas, los bizantinos entonces paganos decidieron homenajear a la diosa lunar Artemisa utilizando su símbolo (la medialuna) como emblema. Volviendo a la historia del postre: durante varios intentos de asalto, poco exitosos, contra los vieneses los turcos decidieron atacarlos por sorpresa con una nueva estrategia. Pensaron en socavar el terreno y así evitar las murallas pero actuando sólo de noche. Los panaderos, que trabajaban a esas horas se dieron cuenta de la amenaza una noche y dieron la alarma de tal manera que al final fueron los defensores los que tomaron por sorpresa a las tropas musulmanas obligándoles a levantar el sitio. Después las tropas austriacas del emperador Leopoldo I, bajo el mando del rey de Polonia Jan III, terminaron de expulsar del país al ejército enemigo. Se dice entonces que los panaderos, como agradecimiento elaboraron dos panes: uno con el nombre de "emperador" y otro Halbmond, en alemán: "media luna", el actual croissant, como mofa de los turcos otomanos. Luego elaborarían otros tipos de cruasán, conservando la forma como el Vanillekipferl, un croissant aromatizado a la vainilla, el Mandelbögen aunque más pequeño pero aromatizado a la almendra, el Mohnbeugel a base de una pasta rica en semilla de amapola, o el Nussbeugel con pasta con nueces y miel. Después los franceses lo harían tradicional en su país, como el brioche, típico en el desayuno francés."

Y aquí tenéis la receta de cómo he hecho yo los cruasanes. La receta original la tenéis en el blog de Elenna:

Ingredientes
1 plancha de hojaldre fresco
Jamón dulce
Atún
Queso tierno
Huevo batido

Elaboración
Primero preparamos el relleno. Picamos el jamón, el atún y el queso en trocitos y reservamos.
Extendemos el hojaldre y lo cortamos en triangulitos. A cada triangulito, le hacemos un corte en la parte más ancha (en la foto lo vereis bien), ponemos el relleno y lo enrollamos.Los colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de horno , los pintamos con huevo batido y los metemos al horno precalentado a 180º durante unos 15 minutos (o hasta que estén dorados).

11 comentarios:

mar avia feliz dijo...

Que digo (por tercera vez) que ya me estoy poniendo manos a la obra, que compro la masa de ojaldre ya mismo y h hacer una buena cena.

Mandragora30 dijo...

Pero bueno chica!!! Qué rebonicos te han quedao corazón!!!
Un besoteeee

sevimay dijo...

¡¡Que ricos esos aperitivos!!

Maria dijo...

Me alegro de que os hayan gustado :)
Avia, ya me contarás qué tal te quedan.

Besicos.

mar avia feliz dijo...

Pues de momento no puedo decir nada, porqué me equivoqué al comprar la masa, snif!!! es que son todas iguales y del mismo color, no cambia nada... compré brisa, en vez de ojaldre, así que ya sabes, si la necesitas...

Ernestina tina777 dijo...

Que perfectos y que ricos, tomo nota, me gustan.
Besos.

LILU dijo...

que requetericos!!!!!

LILU dijo...

estos caeran por mi casa muuuy pronto! q delicia!!!

Maria dijo...

Me alegro de que os gusten :) A las que los vayais a hacer ya me contareis qué tal :) Vereis como os gustarán.

Silvia dijo...

Vaya, nunca te acostarás sin saber algo nuevo, y yo pensando siempre que los cruasanes eran franceses y resulta que son austriacos. Me ha encantado el apunte contando la historia de este dulce tan típico, un poco de cultura siempre viene muy bien.
Y por supuesto que los voy a hacer. Y aunque no deba, por la dieta, seguro que los cato...(para luego poder decirte si me han salido buenos o no, jejeje).
Un besete.
Ciao.

Maria del Mar dijo...

Silvia, me alegro de que te haya resultado interesante la pequeña historia que puse. Y no te preocupes, mis recetas no engordan ;)
Un beso