lunes, 13 de abril de 2009

Buñuelos de crema


De siempre me han encantado los buñuelos. Especialmente los de cuaresma. Recuerdo con qué alegría celebraba la llegada de la cuaresma de pequeña. ¡Por fin podría degustarlos!

En especial, me encantan los buñuelos de crema que hacen en la pastelería que había cerca de mi trabajo de antes. Cuando iba a por el pan y veía que habían buñuelos (los miércoles y viernes) no podía evitar llevarme una pequeña bolsita y degustar ese manjar. En especial recuerdo como me puse de buñuelos cuando estaba embarazada de Martín. ¡Me sabían más ricos que nunca! Y no tenía fin. Así que por el bien de mi báscula decidí esquivar comprar el pan los miércoles y viernes, aunque no siempre conseguía así evitar acabar comprándolos. De hecho pocos fueron los miércoles y viernes que no compraba alguno. Y si no los compraba, una de las chicas de allí me regalaba siempre dos cuando me veía. "Que no te salga el niño con antojo de buñuelo", me decía.

Así que cuando vi esta receta en el blog de Penny, El blog de la Mariposa, del que tanto os he hablado, me animé a probar de hacerlos. Nunca he hecho buñuelos y me parecía algo difícilisimo.

Por suerte, gracias a la ayuda de Penny, que es un sol y me responde a todas mis dudas siempre rápidamente, de forma clara y tan amable, me han quedado comestibles. De hecho ricos y todo :) Lo que pasa es que me han quedado chuchurríos y algunos un poco tostados, pero bueno, así se nota más que son caseros, jejeje.

Ingredientes
­150g crema pastelera a la vainilla
­100g harina
­75g mantequilla
­125ml leche
­2 huevos
­1 cucharada sopera de anís seco
­1 poquito de canela
­1 poquito de sal
­1 cucharadita de te de matalaúva(yo de esto no le he puesto porque no tengo)
­Piel de limón rallada

Elaboración
En un cazo poner la leche, la mantequilla y la sal, llevar a ebullición. Cuando arranque a hervir, retirar del fuego y echar de golpe la harina previamente tamizada. Mezclar todo bien con ayuda de la cuchara de palo hasta que se forme una bola y se separe de las paredes del cazo.
Poner la pasta en un bol y cuando este un poco fría echar la crema pastelera a la vainilla, mezclar bien y dejar enfriar por completo.
Cuando esté frío, añadimos las esencias y los huevos uno a uno. Veréis que la masa quedará brillante.
En una sartén poner abundante aceite de girasol a calentar y cuando este bien caliente, con la ayuda de una cucharita iremos haciendo montoncitos en el aceite. Freír hasta que estén hechos.
Una vez terminado pasarlos por azúcar blanquilla. Yo siguiendo las indicaciones de Penny los pasé por azúcar vainillado. Aunque se me acabó y algunos están rebozados de azúcar normal.

Espero que os gusten. Yo los he llevado a la comida familiar de Pascua y ha sido un éxito. Hasta a mi hermano le han gustado, a quien no le gustan los buñuelos de cuarema.

5 comentarios:

Mandragora30 dijo...

Pues yo los veo geniales!!
Será que la forma de elaborar la masa se parece tanto a los profiteroles que me dá pavor!! no me salen nunca!!

Un besazo cielo!!

Maria dijo...

Uys, yo a los profiteroles también le tengo pánico después de mi poco éxito con el intento de las lionesas, pero esta vez ha salido algo más decente, aunque no tan bonito como debiera :)

Gracias!!

Besitos

Penny dijo...

María, de chuchurrios nada de nada, te quedaron divinos! Por cierto, eres catalana?

Petonets.

Maria dijo...

Gracias Penny, tú que los miras con buenos ojos ;)
Sí soy catalana. Tú también, verdad?

mar avia feliz dijo...

Sigo constatando que estaban muy buenos...y que tambien acabamos con todos...