miércoles, 11 de marzo de 2009

Tarta de chocolate blanco


El jueves pasado en principio iba a pasar la tarde con mis nenes como todos los días. Pero se me complicó el día. En el trabajo surgió un imprevisto que me obligaba a ir esa tarde, al menos una hora. Además, había pedido hora esa tarde para que me trajeran la compra del supermercado y se me juntaba esa hora con la hora de salida del cole de Martín. Así que de repente necesitaba a alguien que recogiese a Martín, lo trajese a casa y luego alguien que se quedara con los nenes mientras iba al trabajo. Mientras yo tenía que recibir la compra y guardarla en su sitio.
Mi hermano se presentó voluntario para recoger a Martín con su novia.

En medio de esa tarde de estrés, decidí apretarme más el tiempo (así de rara que es una) y mientras esperaba a que llegase la compra quise hacerle algo a mi hermano, que sabía que no iba a decir que no, jeje. ¡Qué golosillo es!
El caso es que entre las recetas que tenía por hacer encontré esta, que hacía tiempo que quería hacer: tarta de chocolate blanco. Uf! con lo que le gusta a mi hermano el chocolate blanco seguro que le iba a entusiasmar.


¡Ay! Pero siempre han dicho que las prisas son malas consejeras. Primera desagradable sorpresa, cuando saco el bizcocho del horno me ha quedado como si lo hubiese hecho en un horno-tobogán. Muy alto de un lado y muy bajo del otro!! Pero qué había pasado? La verdad, no tenía tiempo de pensarlo, pero o lo puse torcido en el horno y ni me di cuenta (tan mal estoy?) o lo removí mal con la levadura y quedó toda en un lado (eso puede pasar?). Sea como sea, quedo un bizcocho torcido. Rico, porque estaba rico, pero torcido.


En ese momento dudé entre dejarlo así o seguir con la receta y hacer la cobertura. Finalmente decidí seguir, pensé que quizás con la cobertura conseguía disimular el bizcocho torcido.

¡Ja! Pero seguía con prisa, y seguimos entonces haciendo las cosas mal. Imagino que al no dejar enfriar lo suficiente la cobertura no espesó lo que sería de desear y lo que me pasó es que al echarla por encima del bizcocho la cobertura empezó a resbalar por él, que además al estar torcido le ayudaba en esa tarea, y a caer hasta el plato... y luego fuera del plato... y luego a la mesa.. y por poco llega al suelo pero reaccioné. Empezó a estar todo pringoso de cobertura por todos lados y yo oliendo por todos lados a chocolate blanco.

En medio llegó el de la compra, se me quedaban los productos pegados a las manos por el chocolate. Al rato Matías quería tetita. Un poco más y se me queda él también pegado. Quedamos Matías, la compra y yo con un dulce olor a chocolate blanco por todas partes.

Un desastre. Después de limpiarlo todo le puse unas fresas por encima para intentar acabar de disimular todo el desastre. Algunas fresas también resbalaban por el bizcocho-tobogán.


En fin, no he puesto fotos del destrozo. He puesto las fotos en las que más disimulado queda todo el desastre, jeje. Presumida que es una.

Al menos estaba riquísimo y duró un suspiro.
Tendré que intentar volver a hacerlo, pero esta vez con más tiempo y calma.

Por cierto, la receta original la puso Carmen los palacios en el foro de la Ventana de Karlos. Su tarta una maravilla preciosa, vamos que porque lleva los mismos ingredientes que sino nadie sabría que es la misma tarta, jajajaja.


Ingredientes
6 huevos
160g de azúcar
160g de chocolate blanco
120g de harina
1 sobre de levadura
Para la cobertura:
125g de nata
250g de chocolate blanco
1 yogur griego

Elaboración
Batimos los huevos con el azúcar muy bien con ayuda de un brazo de varillas o bien en modo manual que nos llevará mas tiempo, y como no? Un buen dolor de brazos también.
Derretimos el chocolate en el micro (si no tenemos micro, al baño María), y se lo agregamos a los huevos junto con la levadura y la harina tamizada,
Mezclamos bien y metemos en un molde engrasado y al horno durante 20 minutos a 180º.
Para la cobertura, ponemos la nata junto con el chocolate al fuego medio hasta que este totalmente derretido.
Dejamos enfriar bien y después mezclamos con el yogur.

9 comentarios:

Marisita dijo...

Madre mia ya no se que decir, valla odisea la de este pastel, pero si te puedo asegurar, que noto hasta el gustito en mi boca, con lo que me gusta el chocolate blanco, lo probare besitos.

Eva dijo...

A pesar de todos los contratiempos te ha quedado una tarta estupenda! a mi no me importaría comerme un trocito!
bs!

SandeeA dijo...

jajajajaj maría, si es que está comprobado que no se puede cocinar con estrés... de todas formas porque tú lo has contado, porque tiene una pinta buenísima!

Majes_2008 dijo...

A pesar del desatre, las fotos están muy bien, no se nota, seguro que estaba riquísimo...!!!

Bicos.

Miquel dijo...

jejeje, que super odiesea, pero estaba bonisim

Maria dijo...

Gracias! :) Sí rico quedó, y las fotos están sacadas con picardía, jajajaa. Estoy aprendiendo del arte de disimular los destrozos jajajaja.

Meritxell dijo...

Hola, que maravilla de tarta y ahora que viene mejor tiempo, apetece un montón.
besos

sevimay dijo...

Anda que si después de lo sucedido te quedó así de bien, no me quiero imaginar como quedará cuando lo hagas tranquilita.
Pasate por mi blog a receger....

Maria dijo...

Me alegro de que os guste :) Espero que os qeude mejor que a mí si decidís probarla, jeje.

Sevimay!! Gracias por el premio!! Eres un solete! :) Ahora mismo lo pongo en mi blog.