domingo, 1 de marzo de 2009

Cielo bello

El viernes por la tarde fui al médico con Martín y Matías. Íbamos a que mirase qué tal estaba Martín, quien ha estado muy pachuchito esta mañana con el cuello tan inflamado que el pobre no podía moverlo y parecía un hamster. El viernes ya estaba mucho mejor, pero por tranquilidad general decidimos llevarlo igualmente al médico.
El caso es que después de salir del médico y viendo que ya tenía media tarde perdida decidí aprovechar para ir a hacer la compra de la comida de la semana.

A lo que voy, que me voy del tema, es que cuando acabábamos ya todas las compras fuimos Martín, Matías y yo a una tienda a comprarle algo a Martín, quien se había portado tan bien pese a la tarde tan pesada que llevábamos. Matías también se había portado como un sol (como lo que son, la verdad, pero ese sería otro tema) pero aún es muy chiquitín para comprarle nada. Entramos en una tienda y encontró lo que quería, una revista de Winnie de Pooh con un reloj chulísimo y desmontable con el que quería ir poniendo las horas.

Al salir ya era oscuro. Miré al cielo y vi la Luna y Venus. La Luna estaba creciente y muy finita. Parecía una cuna, estaba preciosa. Y encima Venus, brillando como nunca antes lo había visto. La verdad es que la imagen era preciosa y así se lo hice saber a Martín, a quien también le encanta contemplar el cielo. Nos quedamos un rato allí, en medio de la calle contemplando aquella belleza digna de una fotografía (pero no llevábamos cámara, y ¡¿Cómo iba a llevarla? Iba con Matías aupa, una bolsa colgada de la muñeca y a Martín de la manita). Mientras contemplábamos el hermoso paisaje celestial vimos que otra gente, al vernos mirar al cielo, se había parado igual que nosotros a contemplar la Luna. Y en ese momento oí a una chica decirle a su acompañante: "Mira qué bonita la Luna! Y la estrella que está al lado, ¡cómo brilla!". ¿Estrella?, pensé. Pero si es Venus!! Leches de incultura celestial. Mientras íbamos hacia al coche para volver a casa seguí pensando en que la gente se dedica a llamar inculto a quien no sabe el nombre de los escritores de la generación del 27 pero nadie se avergüenza de confundir Venus con una estrella! Siempre me ha parecido injusto que se juzgue el nivel cultural de una persona por los conocimientos de "letras" que tiene. Imagino que como yo he sido y soy de ciencias siempre me ha afectado más este tipo de comentarios. Está claro que es bonito conocer la cultura literaria o histórica de un país.. o del mundo. Pero qué me decís de la belleza del teorema de Pitágoras? O la relevancia de la Teoría de la Relatividad de Einstein, o la belleza de la matemática fractal. Yo no juzgo el nivel cultural de la gente por saber o no saber hacer una integral. En cambio, ¿por qué se juzga a quién no sabe qué rey conquistó el reino de nosequé en el año mil y pico?

En fin, que por la noche recibí en mi correo las noticias de la Nasa a la que estoy subscrita y me hizo gracia leer lo que comentaban:

"Alerta: cielo bello
El viernes 27 de febrero por la noche, la Luna creciente brillará al lado de Venus formando un par de luces hipnóticas y bellísimas en el cielo del atardecer.

NASA
Febrero 26, 2009: ¡Cuidado!, ésta es la clase de cosas que pueden provocar un accidente.
El viernes 27 de febrero por la noche, la Luna creciente (10%) brillará al lado de Venus formando un par de luces hipnóticas y bellísimas en el cielo del atardecer. Las conjunciones de la Luna y Venus no son inusuales, pero ésta tiene algunas características especiales:
El planeta Venus exhibirá su máximo brillo: magnitud -4,6. Es veinte veces más luminoso que Sirio, la estrella más brillante del cielo; tan brillante que puede resplandecer a través de las nubes delgadas y puede formar sombras tenues sobre el suelo."

Os animo a contemplar la belleza que nos da cada día la naturaleza. Es algo tan maravilloso. Más aún si lo podéis compartir con vuestros seres queridos. En este caso mis hijos, otra belleza increíble de la naturaleza.

3 comentarios:

Las recetas de Abunany dijo...

Como yo se que no se nada hubiese dicho lo mismo que la chica que estrella mas resplandeciente .
Grax por deshasnarme .
A mi tb me gusta mucho la naturaleza y suelo mirar en las noches el cielo .
Lo mejor de la naturaleza como vos decis son los hijos y después los nietos .
Un beso , cuidense .
Me alegro que Martin este mejor .
Nancy

Mandragora30 dijo...

Nena, yo iba con mi hija mayor, María, a comprar al mercadona, cuando la niña miró al cielo y vió la "sonrisa" de la luna, también nos quedamos embobadas mirando lo mucho que brillaba Venus...
La niña tiene un lunar en el cuello, y decía que la luna era su sonrisa y Venús su lunar ;D

Yo pienso que no hay nadie del todo ignorante, lo único es que cada uno nos centramos en lo que nos gusta y nos interesa.
No he tenido la suerte de estudiar, pero te puedo asegurar que sé de lo que quiero saber y me intereso por saber cada día más de las pequeñas cosas que me gustan.

¿De qué sirve tanta "cultura" si a la hora de la verdad pasamos por alto lo que verdaderamente nos hace grandes como personas?
Es como hacerse de Green Peace y presentarse a la manifestación con la cara llena de "pote", el pelo enlacado y conduciendo un ferrari de los que tiene que llevar el camión de la campsa pegado al culo... ;D


Un besote enorme...

Me encantan tus historias... eres tan sensibleeee

Maria dijo...

La verdad es que la naturaleza es bella. Vivimos demasiado deprisa a veces para valorar las cosas importantes de la vida.

Nancy, yo tampoco conozco mucho del cielo. Básicamente reconozco Venus, Marte, la Luna (jeje) y algunas estrellas principales. Pero no por ello me siento más o menos culta.
Me gusta aprender cada día algo.

Gracias por leerme.
Besicos